lunes, 24 de octubre de 2016

LA INCERTUDUMBRE DEL MAÑANA (Micro Cuento)



Un poderoso retumbar quebrantó la quietud entre nosotros, furiosamente tus latidos llegaron hacia mí.  
Los escombros generaron una gruesa capa de humo, pero aún en la densidad, pude vislumbrar el destello de tus ojos.

Hervían las arterias de la ciudad, y errantes divagamos con la incertidumbre del mañana. Un lejano manto estrellado, guiaba nuestros pasos sobre las ruinas.


Entonces, el último destello de luz se extinguió en la oscuridad. Tomados de la mano, dimos la bienvenida al fin del mundo.